Publicado por Chiqui el 12 de Abril de 2006 | Comentarios (4)

MAM en el SegwayMIGUEL ANGEL MUÑOZ (MAM)
Apareció en la redacción casi por arte de magia, gracias a los colegas de la revista Transporte Mundial. Retozaba a mi lado y aunque al principio lo reconocí como uno de los mayores símbolos de la burbuja de Internet, a la vez que un cachivache imposible de vender ni siquiera en USA (vale casi 6.000 euros), nada más verlo, ya andaba como loco por subirme en él. Es un punto, corre que se las pela y además aprendes a llevarlo en cinco segundos. Vamos por partes. Si no lo enciendes, acción que se logra con una llave de lo más tecno, el chisme se cae como un saco de patatas. Es decir no vale nada, ahora bien, cuando lo enciendes, parece tomar vida… de hecho se pone como eréctil. Te subes y entonces te das cuenta del trabajo tecnológico que han hecho en su interior, ya que guardas el equilibrio de una manera muy fácil (con la gorra diría yo). Con la maneta derecha, si giras hacia delante giras a la izquierda, si giras hacia atrás haces lo propio a la derecha. Para ir hacía delante basta con echarte un poco hacia… adelante. Para frenar, hay que hacer lo contrario. Parece difícil pero no lo es.

Estoy encima y quiero moverme, algo me dice que no sea osado sino quiero romperme los dientes contra el suelo. Pregunto a mi instructor y me dice, “no te eches para adelante, sólo piensa en hacerlo”. De flipe. Dicho y hecho, sólo pensarlo te mueves lo justo hacia delante y el chisme empieza a moverse. A la primera, te das cuenta de que no hay que echarse adelante por las bravas. Hay que hacerlo sólo cuando de verdad controlas el Segway y quieres salir como una escopeta. Girar está chupado a baja velocidad, aunque cuando la cosa se embala puedes terminar en el suelo o encima de la mesa de alguna compañera por el mero hecho de hacerte el gracioso. Recorro el pasillo de mi redacción, entro el ascensor montado en el Segway, llego a la planta de abajo y alucine total de las personas que estaban esperando el ascensor. Hay que reconocer que es un cante.

Ya en la calle, pongo la velocidad más rápida (puede llegar a 40 Km/h por hora sin casco, youhuuuu…) Me echo hacia delante a lo bestia y subo por la acera como un auténtico misil a pesar de pesar 108 kilos del ala. La caña. Ahora comprendo su validez en una ciudad. A ese paso me pongo en donde me digas de Madrid en un periquete. Freno a lo bestia y el Seg se queda clavado. Mientras la gente de la calle flipa con el robotijo, intento hacer unos giros a alta velocidad, que no a tope y compruebo que dejar mis dientes hechos añicos contra el suelo es mucho más fácil de lo que parece. Quizá sea el único punto débil, a alta velocidad el giro debería ser más progresivo que a uno por hora. Vuelvo a la redacción yo tan pancho sin bajarme del Seg y subo en mi ascensor con el consiguiente flipe de la gente. Llego a mi mesa, me bajo, lo apago y el viril Seg se convierte en un flácido trozo de plástico con ruedas. Fin del sueño.

¿Me mola? A tope, de diez, me lo quedo. ¿Me lo compraría? Si 6.000 euros fueran como seis para mí o incluso como 60, lo haría ya. ¿Es útil? Si tienes donde guardarlo donde vas sí, sino pues como una moto más. Pero no olvides que si se queda sin batería tarda unas horas en volver a cargar y que el Seg pesa unos 30 kilos… por lo que mejor no quedarse sin batería. En definitiva, un chisme de primera, divertido, fácil de conducir, tecno a tope, práctico, pero caro, muy caro. Habrá que esperar a que los chinos (de hecho, creo que ya lo han hecho) hagan uno que cueste diez veces menos.

Archivado en Vida cotidiana
Publicado por Chiqui el 12 de Abril de 2006 | Comentarios (0)

La lengua es el más mortífero de los instrumentos sin punta. Shannon Fice

Vía | Las palabras son pistolas cargadas

Archivado en Filosofadas
Publicado por Chiqui el 11 de Abril de 2006 | Comentarios (0)

Anuncio costamarfileño del insecticida “Super Timor” realizado hace 20 años. Tampoco es que la cosa haya evolucionado mucho comparándolo con “Noche de fiesta” y ¡Qué bella es Murcia! (sin ánimo de ofender a los murcianos)

PD. Impresionante el baile que se marca el portador del matamosquitos en cuestión.

Vía | Correo electrónico

Archivado en Publicidad, Vida cotidiana
Publicado por Tormento el 10 de Abril de 2006 | Comentarios (4)

Azafata de JAL…makoto ni moshiwake gozaimasen.

Ya advertí que una de mis múltiples facetas atormentantes era una insistencia enfermiza con la cosa japonesa, insistencia convertida en persistencia desde que caí fascinada por Mishima al leer la biografía que el psiquiatra Vallejo-Nágera hizo sobre este autor exhibicionista, genial y suicida con un título sin duda ajustado: Mishima o el placer de morir.

Más allá de los tópicos sobre suicidios rituales y geishas incomprendidas, Japón no deja de tener una cercanía castellana que me cuesta mucho explicar. Este post es el primero de otros en los que espero poder aclarar esta teoría.

La frase en japonés que titula este texto está sacada de una anécdota de un opúsculo la mar de entretenido, “Introducción a la cultura japonesa” de Hisayasu Nakagawa, en la que el autor, japonés afrancesado, nos cuenta el siguiente sucedido. Estando montado en un avión de la JAL, por la megafonía del aparato informaron al pasaje primero en francés y luego en inglés de que, debido a una huelga de controladores aéreos, el avión saldría con retraso. Llegados al momento de soltar la misma retahíla en japonés, ésta se inició con la frase del título que no estaba incluida ni en la versión francesa ni en la inglesa. La traducción a lo indio literal sería “Señoras, Señoritas, Señores, dado que están cansados realmente excusas no hay” o, dicho correctamente, “Es verdaderamente inexcusable anunciarles lo siguiente”.  Teniendo en cuenta que cojo el metro de Madrid a diario y que, llegada a casa, me cruzo con un vecino modelo “conozco mis derechos” que es capaz de dejar que le abras la puerta y que le cedas el sitio en el ascensor sin dar ni las buenas tardes, comprenderéis por qué quiero ser japonesa. Si ya lo dicen los japoneses: “excusas no hay”.

Archivado en Japón, Tormento
Publicado por Chiqui el 9 de Abril de 2006 | Comentarios (0)
  • Una bitácora con una sola entrada, pero que ha generado más de 8.000 10.000 17.500 comentarios y subiendo… Y es que, alguien se lo tenía que decir. Acceso al video
  • Y al hilo de esto, fotos estremecedoras de Voltairenet sobre las secuelas de una guerra. En este caso la de Irak [+18]

Vía | Menéame

Archivado en Vida cotidiana
Publicado por Chiqui el 9 de Abril de 2006 | Comentarios (0)

Sagrada forma 

Archivado en Vida cotidiana
Publicado por Chiqui el 8 de Abril de 2006 | Comentarios (0)

La moto grúa
Vía | Motorpasión
Lápida digital 
Vía | Gizmología
Detector de mentiras portátil
Vía | Gizmodo (en inglés)
Twist & spout
Vía | Monkeyzen
Inodoros reflectantes
Vía | Pixel y Dixel
Bolsos con encanto
Vía | El agujero de gusano
Jugar al fútbol en cualquier parte
Vía | Ounae
Pizzaz, horno rotatorio para pizzas
Vía | Directo al paladar
Alarma para que no te olvides del parquímetro
Vía | Xataka
Despertador muy jodido: Anémona
Vía | El pito doble

Archivado en Que inventen ellos
Publicado por Tormento el 8 de Abril de 2006 | Comentarios (0)

Biografía del hambreOtra que es de Tokio y rara (en realidad ésta es de Kobe) es Amèlie Nothomb. Desde un día de San Jordi que un Jordi me regalo “Estupor y temblores” no me he podido desenganchar de esta autora belga-japonesa multipremiada por los franceses (¡que ya es mérito siendo belga!). Cada vez que saca libro nuevo o descubro uno anterior a “Estupor..” establezco un día Nothomb y me lo meriendo de una sentada.

Procuro comprarlos en francés no porque servidora sea muy culta y atormentada, sino porque son más baratos y normalmente han salido ya en rústica (alrededor de 5 eurillos). Aunque “Biografía del hambre” se publicó en francés en el 2004, llevada por esta pertenencia a la sagrada cofradía del puño cerrado, andaba remoloneando para que saliera su versión de bolsillo en este idioma, cuando abrí la reciente traducción al español de Sergi Pàmies, leí al azar el capítulo del campamento de actividades de Kent Cliffes y el profesor de “Manufacturas americanas” y ya no pude parar.

Pàmies no sólo es fiel al original sino que lo mejora y su traducción de esta biografía, como de las anteriores obras de la de Kobe, no tienen desperdicio. Complemento de ésta obra son sin duda las otras de contenido biográfico: “Estupor y temblores” en donde Amèlie comienza de traductora en una gran empresa japonesa y acaba de señora de los lavabos; “Metafísica de los tubos” (mi preferida), que relata sus tres primeros años de vida como japonesa, tubo y dios al mismo tiempo; y el “Sabotaje Amoroso” en donde relata sus grises años en la China de la “Banda de los Cuatro”.

Con estupor y temblores, como había que postrarse ante el Emperador del Japón, paseo mi propia hambre, mi propio vacío insatisfecho con la tristeza de no poderlo contar con la brillantez de Amèlie.

BIOGRAFÍA DEL HAMBRE. Amèlie Nothomb.
Editorial Anagrama. Colección Panorama de Narrativas. ISBN: 8433970909

Publicado por Chiqui el 7 de Abril de 2006 | Comentarios (5)

ZidaneVía El pito doble, encuentro esta página donde de manera indolora, sin bisturí ni nada de esas cosas, puedes cambiar tu aspecto físico en un pispas.

Hay que buscar una foto donde se aprecien claramente los rasgos físicos de la cara y subirla a su servidor. Una vez allí, hay que decirle si se es hombre o mujer y la raza. Luego, hay que situar los ojos y la boca en su sitio correspondiente y más nada. Esperar.

El resultado final ofrece varias posibilidades. Por un lado, puedes simular todas las etapas de la vida. Como un bebé, como un niño, como un adolescente, un adulto joven y finalmente otro más mayor (como la imagen de Zidane de la derecha).

Otra opción más artística te convierte en un retrato de Modigliani, de El Greco, de Botticelli incluso puede cambiarte de sexo o convertirse en un héroe de manga, en un borracho o en el eslabón perdido con el mono.

Los resultados dependen de cada foto, pero las que hace bien, las clava. El único pero es que no se pueden guardar -todavía- pero una impresión de pantalla lo puede arreglar.

Vía | El pito doble
Web | The face transformer

Archivado en Internet
Publicado por Chiqui el 5 de Abril de 2006 | Comentarios (1)

Carlos JiménezLeyendo Periodistas 21 y Con C de arte, veo que por fin a alguien se le ha encendido la bombilla y se va a recuperar un Premio Nacional para el mundo de la historieta (en tiempos de Franco ya existía algo muy parecido). Ya era hora de que se diera un impulso institucional a este mundo tan olvidado y tan acosado por los productos importados (manga japonés, superhéroes americanos…).

Merecido homenaje a la gente de este mundillo que un día me emocionó: Adolfo Usero, Alfonso Azpiri, Carlos Giménez, Bernet Toledano, su sobrino Jordi Bernet, Gaspar Meana, Ventura & Nieto, Alfonso Font, los hermanos de la Fuente (Ramón, Víctor y Chiqui), Antonio Hernández Palacios, Cidoncha, Asián, Mariano Ayuso, Escobar, Víctor Mora, Tino R. Arbesú, Ibañez, el club Dhin y un sinfín de dibujantes, guionistas y estudiosos que no hace mucho hicieron de España la primera potencia mundial del lápiz.

Vía | Periodistas 21, Con C de arte
Congreso | Proposición no de Ley
Ilustración | Carlos Giménez

Archivado en Vida cotidiana

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos