Publicado por Chiqui el 30 de Julio de 2007

Dos rombosNo hace mucho tiempo, cuando en la televisión emitían una película o serie no apta para menores, aparecian dos bonitos rombos en la parte superior izquierda de la pantalla. Para aquellos, no como yo, que no habían nacido bajo esa dictadura, decirles que se trataba de clasificar los contenidos televisivos por edades. Así, que un programa tuviera un solo rombo era algo así como para menores, pero acompañados… Dos rombos significaba irte a tu cuarto antes de tiempo, quisieras o no.

Y no había que hacer muchos esfuerzos para ganarse esta consideración. Un escote, unas piernas femeninas -enseñar más era imposible-, la más mínima violencia o cualquier pequeño desliz en el lenguaje, las convertía en malditas para los más pequeños. Un ejemplo de lo estricta que era esa la clasificación es que la inocente serie “Los ángeles de Charlie” (la original) pertenecía a esa categoría.

Cuando aparecían esos dichosos polígonos era el momento en el que desde el otro lado del sofá se oía la voz de uno de tus padres: ¡A la cama! Normalmente, entre que te quejabas y remoloneabas haciendo como que te levantabas pero no, se podía aguantar otros cinco o diez minutitos más. Al segundo grito, no había más remedio que enfilar para la cama.

El único día que podías estar hasta las “tantas” viendo la tele era los viernes, que ponían el Un, dos, tres… aunque alguna que otra película he visto furtivamente apoyado en el quicio de la puerta del salón. Por cierto, ¿alguien se acuerda de una serie inglesa de miedo que se llamaba “Tensión”? Impresionante. Con ella sufría doblemente: por la serie en sí y porque no me pillaran. 

Ahora, los rombos se han convertido en un código de colores. Aunque si por los contenidos fuera, casi hasta las noticias deportivas del telediario deberían llevar un bonito “peloto” rojo.


24 comentarios a “¿Qué fue de…? Los dos rombos” Añade uno

Deja un comentario

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos