Archivos de la categoría ‘Relatos tormentosos’

Publicado por Tormento el 1 de Marzo de 2012

- Desde cuando está así?

- Así, así…ummmm, unos 15 días. Pero mal, mal, loca, desquiciada perdida desde hace mucho más tiempo. ¡No se hace idea de lo que es vivir en esta situación! ¡Con la ilusión que le hacía vivir encima del oso y el madroño, como ella decía! Porque ya no dice, no habla, sólo se acurruca, me esquiva la mirada. Dice que yo tengo la culpa por no haber condenado esa maldita puerta, por haberme reído de ella ¡Vaya idiotez! Es sólo una puerta de una habitación que estará llena de trastos, o de vaya usted a saber de qué. No huele mal y para mi eso ya es suficiente. No le hizo gracia que la dueña nos impusiera como condición renunciar a una habitación del piso que, como ve, no es muy grande. Para guardar sus cosas. Nos hizo una buena rebaja. Nos dijo que estaba más tranquila dejándolo todo aquí, donde todo empezó, dijo, donde todo pertenece. Sonó rara, pero también mi padre, que me repite siempre la misma historia tres veces y no le doy la mayor importancia. Son cosas de viejos. Además ella quería vivir en el mismo centro y el piso no se paga solo. Chollos así no se encuentran. Pero desde que nos mudamos ella empezó a pegar la oreja a la puerta, por si había alguien al otro lado.

(more…)

Publicado por Tormento el 18 de Diciembre de 2011

A. Buenas tardes.

B. Buenas tardes.

A. No me parece haberlo visto antes por aquí ¿Viene usted mucho?

B. Sólo en los fines del mundo y fiestas de guardar.

A. Pues ya me extraña que no me suene su cara pero, claro ¡Somos tantos!

B. Pues sí… Pues parece que va a llover.

A. Sí, y de la radioactiva ¡qué es la peor para el campo!

B. Ya, no le falta razón, pero mejor la lluvia ácida que no el meteorito de la última vez que me dejó los tomates agujereados como un acerico y no hubo manera de venderlos. Y, mire, que con la hambruna pensé que los podía colocar a buen precio, pero ya se sabe que los intermediarios se quedan con todo.

(more…)

Publicado por Tormento el 12 de Diciembre de 2011

Si no me tomo un café con magdalenas no seré capaz de aguantar la reunión de esta mañana. Cafeína y azúcar y que no me hable ni dios hasta llegar a la oficina …. ¡Anda que no hay gente fea en este vagón! ¿Por qué es tan fea la gente del metro? ¿Será que el gobierno, con mayúsculas, el conspirador, ha ocultado un incidente nuclear ocurrido en sus profundidades y el uso continuado del metro produce mutantes con bolsos de polipiel y olor a cebolla revenida? Yo es que a esta gente no me la encuentro en la superficie. A lo mejor forman parte de un ecosistema diferente que sólo existe aquí dentro, con sus propias costumbres sociales de apareamiento, incluso con su propio sistema de castas. Seguro que debido a la escasez lo reciclan todo y por eso llevan todos esa pinta de no haber tenido nunca una buena vida, una vida propia. Sin aire natural ni agua andan todos con este mal color y este olor a rancio. ¿Cómo se conseguirá colocar la grasa en sitios tan raros?

(more…)

Publicado por Tormento el 3 de Diciembre de 2011

-  ¿Llevas mucho rato esperándome? Es que el tráfico estaba fatal. Por cierto, tengo un huevo.

-  ¡Y yo una docena!  Si que te ha sentado mal el atasco, chata ¿Qué vas a tomar?

- No, no me quieres entender. No tengo un huevo de los que se fríen, sino de los que se crían.

- Que viene a ser lo mismo, si me permites que te de la réplica en esta conversación de besugos que estamos teniendo.

- No es igual, perdona. Yo no voy a freír mi huevo. Ni lo voy a pasar por agua, ni se lo voy a prestar a la vecina con una tacita de sal. Mi huevo es un huevo interior, de esos con XXY y mosca del vinagre. De esos de combustión lenta. Como en “Alien, el octavo pasajero”

(more…)

Publicado por Tormento el 30 de Octubre de 2011

- Con la venia, Señoría. Son muchos los casos que llevamos a lo largo del año y sin duda esta sala ha escuchado contar muchas historias, todas ellas tediosas en su repetición y falta de originalidad. Aunque los individuos que entran por esa puerta viven uno de los momentos más difíciles de su vida, nosotros, enlutados, despachamos justicia de “a tanto el menor”, “a tanto la compensatoria”, o “no es problema de este juzgado que tenga que dormir en el sofá de casa de sus padres”. Vemos malos tratos de obra o de palabra, situaciones de angustia económica extrema, hijos que odian a sus padres y padres que sustituyen a sus hijos por los de su nueva pareja. No nos inmutamos, no es nuestro trabajo perder la perspectiva. Como exige la norma rituaria escribimos las historias de nuestros clientes, no las que nos cuentan y que tan poco les convienen, sino las que se ajustan a la norma sustantiva y procesal. El juzgado lo recibe, le da un número de referencia y lo tramita por los cauces oportunos …

- ¿Va el señor Letrado a extenderse mucho más en lo obvio? Le recuerdo que llevamos 3 horas de vista y todavía no ha empezado las conclusiones. No hace falta que le diga que hay 5 juicios más señalados esta mañana y que son ya la una y pico. No quiero limitar su derecho de defensa pero ¡aligere!

- Disculpe señor. Esta defensa es consciente de que el trámite de conclusiones se limita a fijar si han resultado probados los hechos controvertidos. Y creemos más que probado que nuestro cliente no solo no ha de pasar compensatoria alguna sino que ha de ser indemnizado por los muchos años en que se ha visto obligado a serle infiel a su esposa.

(more…)

Publicado por Tormento el 22 de Octubre de 2011

Eran muchos años, pensó él, aguantando sus salidas de pata de banco.

Si le llegan a decir que se iba a convertir en una gorda peluda habría elegido a aquella peluquera de culo respingón que se dejaba meter mano en el tramo oscuro de la carretera comarcal.  Esa sí que era una buena jaca, pensó excitado, y no la torda con la que se había acabado casando.

“¡Pedazo de hija de puta! ¡siempre quejándose por todo, siempre faltándome al respeto, siempre humillándome cuando lo único que he hecho toda la vida es trabajar como un cabrón!” repetía maquinalmente mientras buscaba el paquete de tabaco por todo el dormitorio “¡Aquí no hay quién cojones encuentre nada! ¡Esto es una pocilga!”, maldecía revolviendo las sábanas de la cama sin hacer. Encima del taquillón, al lado de una foto con gente antigua y escondido tras una botella de plástico en forma de Virgen de Fátima, encontró un paquete de tabaco barato. Cogió un encendedor bic azul con el logo de la imprenta del 31 del bolsillo posterior de sus pantalones de tergal grises y se encendió un cigarro. Le dio una calada larga, y luego otra, y otra más mientras miraba en trance el perchero de la puerta abierta.

(more…)

Publicado por Chiqui el 22 de Octubre de 2011

A partir de hoy, nuestra Tormento trufará este humilde blog de estupendos relatos cortos. Su periodicidad será un misterio y su temática igual. Solo puedo aseguraros que no os dejará indiferentes. Calidad a buen precio.

Bienvenidos a esta nueva sección y a disfrutar con el primero de los relatos: Elisa.

 

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos