Publicado por Chiqui el 9 de Mayo de 2008

India

India es por si sola un continente con una amalgama de pueblos, gran diversidad de tradiciones y una cultura muy rica. Cuando un occidental llega a la India y baja del avión lo primero que le impresiona es el colorido. Además queda impregnado por su olor especial.

El norte nada tiene que ver con el sur, ni Cachemira con el Rajasthán, ni Nueva Delhi con Calcuta. Éstos son unos pocos ejemplos, pero seguramente son estos contrastes lo que más apasiona al viajero de este asombroso país junto con la gran amabilidad de sus gentes.

India es uno de los países que más me ha impresionado de todos los que he visitado hasta el momento. La visité por primera vez en 1982, cuando hice la ruta del norte con Cachemira, Rajasthán y Nepal. En esta miniguía os narraré mi segundo viaje ya que, aunque la he visitado en otras ocasiones posteriores, ha sido con motivo de otros viajes por el sudeste asiático.

La última vez que pisé tierra india fue en 2003 y el cambio en 20 años ha sido radical. Aquellas poblaciones rurales que conocí han pasado a ser grandes ciudades, con edificios de viviendas, empresas modernas, etc. Todo mucho más más organizado, y aún así sigue predominando el caos.

India

El punto de partida de cualquier viaje por el Sur de la India es Bombay (Mumbai), una ciudad de más de 20 millones de habitantes, centro económico y cultural del país. Mundialmente concida, además de por otras muchas cosas, por albergar allí Bollywood, el famoso centro de producción cinematográfico.

Bombay es una ciudad realmente caótica y en algunos momentos agobiante (como el resto de India). Personas, coches, bicicletas, animales o rickshaws, comparten el mismo espacio sin ningún tipo de orden.

Se conservan numerosos edificios del periodo colonial británico como pueden ser la imponente Puerta de la India, construida para recibir el Rey Jorge V en su viaje a India. El imponente edificio del Hotel Taj Mahal o la Estación Victoria son otros de los lugares a visitar.

Más sitios. Cerca de Wellington Circle se encuentra el Museo Príncipe de Gales y la Galería de Arte Jehangir. Marine Drive es un largo paseo que bordea la bahía hasta llegar a Malabar Hill. En esta zona no dejar de visitar el colorista Templo Jain construido en 1904, el Templo Mahalakshmi que es el mas antiguo de la ciudad, las torres del silencio de los Parsi o el parque Kamala Nehru. También la zona del mercado Crawford y de los bazares está muy animada a cualquier hora del día.

Recomiendo, siempre que uno esté preparado y sepa a donde va, hacer una visita a los barrios del norte de la ciudad. Allí uno podrá comprobar la miseria más absoluta de las gentes que viven en esta zona de la ciudad. Cuando lo visité en 1984 ni quise hacer fotografías por respeto a las personas que “vivían” en aquel inframundo lleno de pobreza y suciedad y en donde proliferaban las enfermedades como la lepra o la tuberculosis.

Si uno pasa esta primera prueba puede visitar el barrio rojo de Bombay, uno de los mayores prostíbulos del mundo. Con toda seguridad el más siniestro donde miles de mujeres y niñas ejercen la prostitución en unas condiciones de sanidad e indignidad que uno ni se puede imaginar. No conozco la situación actual de estas dos zonas de Bombay, pero os puedo asegurar que para mí fue una experiencia que los años no han borrado ni borrarán de mi memoria.

En otro orden de cosas, una excursión habitual desde Bombay es a la Isla Elefanta para visitar los maravillosos templos excavados en cuevas. Los barcos salen desde la Puerta de la India.

Desde Mumbai también se puede tomar un avión para dirigirse a Goa (una hora más o menos), uno de los estados más pequeños de la India y mezcla de culturas india y portuguesa. Fue un lugar mítico para los hippies en los años 60. Sus playas son excepcionales y la vegetación es exuberante. Además de numerosos templos hindús se pueden visitar la Basílica de Bom Jesús, la Catedral Se o el Convento de San Francisco de Assis.

Otra opción desde Mumbai es dirigirse en avión a Aurangabad y desde allí nos desplazaremos para visitar las espectaculares cuevas de Ajanta y Ellora. Hay muchas cuevas para visitar. Unas están dedicadas al budismo, otras al hinduismo y las menos al jainismo. Sobre todo hay que contemplar las elaboradas esculturas de Ellora y las pinturas en Ajanta. Se calcula que las más antiguas datan de entre el 200 AC y el 650 DC y fueron esculpidas a mano.

Desde Bombay volamos a Madrás, también conocida como Chennai, que es la cuarta ciudad de la India y capital del Tamil Nadu. Está situada a orillas del Golfo de Bengala y pasear al atardecer por Marina Beach es todo un espectáculo. Allí hay que visitar el Fuerte St. George, la iglesia St. Mary’s, el edificio de la Corte Suprema construido por los ingleses en 1892 o el Museo del Gobierno, en especial las salas de arqueología. Otros lugares interesantes son el antiguo templo Kapaleeshwarar dedicado a Shiva, la catedral de San Thome, o el templo hindú Sri Parthasarathy dedicado a Krishna.

IndiaDesde Chennai, iniciamos una ruta por carretera por el Tamil Nadu que nos llevará hasta la zona de Kerala cruzando todo el país de este a oeste. Nos dirigimos hacia Kanchipuram (a 60 Kilómetros de Madrás). Es una de las siete ciudades sagradas de la India y fue capital de los reyes Pallas entre los siglos III y IX, entre los siglos X y XIII les siguió la dinastía Chola, y entre los siglos XIV y XVII gobernó la dinastía Vijayanagara.

Kanchipuram es conocida por sus templos y por sus apreciados saris. hay que visitar el templo Kailasanatha construido en el siglo VII y el templo Vaikuntha Perumal dedicado a Vishnu. Mención aparte es para el majestuoso templo Sri Ekambaranathar, el mayor de Kanchi con sus 59 metros de altura y sus más de 500 columnas decoradas de formas diferentes.

Continuará…

Fotos © Albert Ferré


6 comentarios a “Las miniguías de Albert. El sur de India I” Añade uno

Deja un comentario

Current day month ye@r *

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos