Archivos del 12 de Marzo de 2008

Publicado por Chiqui el 12 de Marzo de 2008

Anatomía de Grey

Los creadores o guionistas de las series de televisión no son tontos. Saben que lo que manda es la audiencia. Y que aunque en su producto se hayan invertido millones de euros, si no tiene tirón por parte del público, su creación se irá inmediatamente y sin piedad al baúl de los recuerdos.

Para protegerse de ello en la medida de lo posible, usan todo tipo de fórmulas que ayuden a calar entre todo tipo de televidentes. Aparte de otras muchas, utilizan dos que para un espectador de a pie son ciertamente reconocibles. La de la edad y la de los colores.

El recurso de la edad es fácilmente identificable en la mayoría de las series españolas. Desde Farmacia de guardia, pasando por Médico de familia, hasta las actuales Cuéntame o Los Serrano dividen cada capítulo en tres partes bien diferenciadas. En una, los protagonistas son los más jovenes, en otra los de mediana edad y la tercera es para los más mayores. Con eso consiguen que espectadores de todas las franjas de edad se interesen al menos por una de las historias y así vean el capítulo entero.

El otro método es el del color… de la piel y que es utilizado a granel por las series norteamericanas, sobre todo policiacas. Utilizan la multiracialidad para atraer a los diferentes tipos de “sensibilidades”. No hay serie que se precie que no incluya entre sus protagonistas junto a una pareja potente de blancos de toda la vida, un negro/a (perdón, afroamericano), un asiático-americano (preferiblemente mujer) y un latino. Ocasionalmente, también puede estar en nómina algún miembro de otra minoría del país (índio, italiano, irlandés…). Eso hace que el “tirón” que produce ese personaje en su comunidad aumente los índices de audiencia.

Ejemplo de ésto son series que ahora mismo están nuestras pantallas: los tres CSI, Bones, Sin rastro, The Closer, Anatomía de Grey… o la siempre maltratada Urgencias.

Aún así, muchas de las series que utilizan estos parámetros fracasan. Y es que la calidad y una programación adecuada son los mejores argumentos para que una serie triunfe.

Cuéntame

Comentarios (3) Archivado en Media
 

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos