Archivos del 22 de Febrero de 2008

Publicado por Chiqui el 22 de Febrero de 2008

Albert en el primer viaje

AVE

Ya en una anterior mini guía expresaba mi satisfacción por esta nueva opción de comunicación entre Barcelona y Madrid.

El 20 de enero ha sido el día. A pesar de los 12 años de retraso, socavones, colapsos en cercanías, accidentes, rotura de túneles, grietas en viviendas, usuarios cabreados y políticos de medio pelo, por fin llegó el día.

Un día esperado por muchos, en especial por los sufridores del puente aéreo. De entrada, dejar claro que la diferencia en tiempo no va a ser mucha. Por ejemplo, si se embarca en el puente aéreo de las 6.45, se puede llegar al centro de Madrid o Barcelona a las 8.45. En total y con los viajes terrestres podemos tardar unas 3 horas. En el AVE podemos llegar a las 8.50h, tardando cómo máximo unos 20 minutos más, eso contando que los aviones sean puntuales, cosa que casi nunca se cumple.

PA-AVEOs he hecho una tabla para que podáis hacer las comparaciones. La he realizado en base a una persona que viaja por trabajo y que debe llegar a una hora concreta al centro de la ciudad. El precio es de turista tanto en el AVE como en el avión.

Como no podía ser de otra forma ;) , las miniguías de Albert han estado en la inauguración del AVE Madrid-Barcelona y quiero compartir con todos vosotros mis sensaciones.

A las 5 de la mañana salí del hotel en el centro de Madrid, llegando con legañas en los ojos a la estación de Atocha en 5 minutos (si lo sé, salgo del hotel a las 5.30). Ya allí, no había mucha gente en la primera planta, aunque poco a poco fueron llegando cámaras de televisión, fotógrafos, periodistas y viajeros. A las 5.30 pasé el control de equipajes (trámite muy rápido, ni sacarse el cinturón, ni los zapatos, ni la pasta de dientes…) Como ocurre en el avión, también tuve que hacer cola ante la puerta de embarque (puerta 4). Aquí empezó la “caza” del viajero por parte de la prensa. A las 5.40h accedí al andén. Por cierto el imponente Siemens S 103 estaba algo sucio por fuera, pero por dentro estaba de “punta en blanco”. Entré y me acomodé en el vagón número 3. Se comentaba que había unos 170 pasajeros, muchos de los cuales eran periodistas y personal de Adif.

Una las grandes diferencias con el avión está en la comodidad. Se puede trabajar, llamar por teléfono (además con buena cobertura), usar el ordenador, tienes mayor espacio vital, un excelente servicio con personal atento, puedes leer el periódico sin molestar al vecino, pasear y si vas en clase preferente (289 euros ida y vuelta) o en club, un catering de calidad y la posibilidad de disponer de aparcamiento en la estación de inicio de trayecto, que por cierto en Barcelona no sé dónde está.

Durante todo el viaje, fuimos fotografiados, entrevistados y filmados por los periodistas de todos los medios. Aunque en un principio me sentí algo agobiado, luego se nos hizo un viaje muy distraído y sin darnos cuenta llegamos a Barcelona. Además, Renfe nos regaló un llavero-recuerdo de este primer viaje, todo un detalle.

En varios tramos hemos alcanzado los 300 Km/h y aunque tiene algo de oscilación, es tan leve que no preocupa. Al ser de noche no vimos nada hasta que nos acercábamos a Lleida. Una verdadera pena.

Llegamos a la estación de Sants-Barcelona a las 8.38h, con algo de adelanto al horario previsto, y de allí rápido a un taxi para llegar a la oficina. Por cierto también estrené el recargo de 2,10 euros de los taxis de Barcelona que se cogen en la estación de tren.

Hay gran variedad de horarios y varios trenes van directo de Barcelona a Madrid y viceversa, en especial en las franjas horarias más utilizadas por las personas que viajan por trabajo.

Hay varias tarifas y descuentos. Lo mejor es consultar la web de Renfe. Una novedad es el Puente AVE, una nueva forma para viajar con libertad de horarios.

Me parece que el avión ha perdido un cliente que ha ganado el tren.

AVE

Viaje realizado el 20 de febrero de 2008.

 

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos